ALEJANDRO VIZZUETT DIAZ / Agencia Reforma .-Stan Lee, el grande entre los grandes del universo de Marvel Cómics, aseguró que demandará a su ex manager por un supuesto embauco que le hizo de varios millones de dólares.

De acuerdo con documentos legales obtenidos por la revista People, Jerardo Olivarez, quien fuera manager de Lee, le robó bastante dinero e incluso muestras de su sangre.

Según se lee en los archivos de quejas realizadas por Lee en Los Ángeles, luego de la muerte de Joan, su esposa, en 2017, la leyenda de los cómics se volvió objetivo de varios hombres de negocios sin escrúpulos, de psicópatas y oportunistas que vieron la oportunidad de aventajarse de su abatido estado mental.

Al morir su esposa, Olivarez y varios consejeros legales se consolidaron con el control absoluto de los asuntos de Lee, y se transfirieron aproximadamente 4.6 millones de dólares a sus propias cuentas sin autorización.

Lee también demanda en su queja que Olivarez lo convenció de crear una asociación de caridad falsa llamada Hands of Respect, la cual, según comentaron los abogados del artista, fue usada como embudo para llenar los bolsillos de Olivarez.

Se realizó un cheque por la cantidad de 300 mil dólares que supuestamente iría a parar a Hands of Respect, y el cual jamás fue entregado, y Lee argumentó que la firma de ese cheque fue una falsificación por parte de Olivarez o de alguno de sus ayudantes.

Las acusaciones también reportaron que Olivarez se pagó un apartamento en Los Ángeles con valor de 850 mil dólares para su uso personal utilizando el dinero de Stan Lee para pagarlo.

“Olivarez, como consejero y fiduciario de la confianza de Lee, simplemente se compró una casa con el dinero de Lee sin que él lo supera”, dicen los documentos, “Lo que es más, cerca de 1.4 millones desaparecieron de la cuenta de Lee a través de una serie de complicadas transferencias, todas iniciadas y remitidas por Olivarez para sí mismo”.

Olivarez comentó a The Hollywood Reporter respecto a las acusaciones sobre la compra del departamento.

“He visto por él durante unas recientes negociaciones de contrato con Pow! Él me dio un cheque en modo de agradecimiento”.

Pow! es una empresa de entretenimiento co fundada por Lee en 2001.

Olivarez argumentó que Lee estaba enterado de la compra del condominio de 850 mil dólares, ya que después de que Olivarez recibiera amenazas anónimas de muerte, aseguró que Lee quería que viviese cerca en una construcción segura donde sabría que estaría a salvo.

Lee también acusa a su ex manager por introducirse a su testamento y por robarle sangre para venderla sin su consentimiento.

“Olivarez contrató a una enfermera para inyectarle una jeringa a Lee y extraerle varios contenedores de sangre, la cual vendió después en Las Vegas a diversos coleccionistas por varios millones de dólares”, se lee en la queja.

Comentarios

comentarios