¿Millones de pesos, regalías exorbitantes, fincas o propiedades de lujo es lo que dejó José José? No.

Lo único a lo que pueden aspirar quienes aparezcan en su testamento es a la explotación comercial de su nombre y un mínimo por sus derechos como intérprete.

Pese a cualquier rumor de que los hijos del Príncipe de la Canción, José Joel, Marysol y Sarita, pueden convertirse en los máximos herederos de amplios dividendos, esto dista mucho de la realidad.

De acuerdo con fuentes allegadas al cantante y a la familia sosa, las mayores ganancias ahora que el cantante ha muerto se deben a la explotación comercial de su nombre… y nada más.

«José José fue sólo intérprete, y lo que se registre en la ANDI (Asociación Nacional de Intérpretes) es lo que se genera por regalías. Él no compuso, como Juan Gabriel, que sí dejó muchos factores explotables en ese sentido.

«En cuestión de música, el autor, el creador, es el que gana más. El intérprete es el que se lleva la menor parte, entonces las ganancias vendrán por lo que hagan con el nombre, si lo venden para biografías, películas, comerciales», comentó una fuente allegada a la familia.

Según las fuentes, José José sólo era propietario de dos residencias en Florida. Del inmueble de Key Biscayne era copropietario junto con su viuda, Sara Salazar; y propietario de la vivienda de Homestead.

Comentarios

comentarios