El amor no para. Ya lo recibieron con color, música y mucho cariño en el aeropuerto capitalino, pero no podía faltar la serenata de la afición a su querido Chivas.

Cerca de 300 personas se dieron cita en el hotel de concentración del Rebaño rumbo al duelo ante Cruz Azul, mañana en el Estadio Azteca, para llenarlo de cánticos pero también para palpar a sus ídolos.

El portero Raúl Gudiño, el delantero Alexis Vega y el mediocampista Jesús Molina fueron algunos de los elementos del conjunto rojiblanco que salieron del hotel para saludar a su gente, que tenía casi dos horas esperándolos.

No faltaron las banderas, los trapos, la pirotecnia, todo organizado por La Insurgencia, principal barra del Rebaño.

Tras casi dos horas de cánticos, la afición se retiró para dejar dormir a sus ídolos.

Comentarios

comentarios