El mediocampista de la Selección de Croacia, Luka Modric, al menos tuvo un premio de consolación tras perder la Final de Rusia 2018 como el Balón de Oro al mejor jugador de la Copa del Mundo. Sin embargo, dicho galardón tiene una maldición desde hace 20 años, ya que quien ha sido acreedor en los últimos seis Mundiales no ha podido ganar el gran trofeo.

El último en obtenerlo y que también fue Campeón del Mundo fue el delantero brasileño Romario, que en 1994 ganó el Balón de Oro y su selección logró en ese momento su cuarta estrella al vencer en la Final por penales a Italia. Antes de él, solo Diego Armando Maradona lo había logrado, cuando obtuvo la distinción en México 1986, Mundial que también ganó Argentina.

A partir de ese momento, el ganador al mejor jugador de un Mundial no ha podido llevarse el botín completo, ya que en 1998 fue Ronaldo quien lo ganó pero Brasil perdió la Final con Francia en el Parque de los Príncipes.

Cuatro años después, en Corea-Japón 2002, el Balón de Oro sorpresivamente lo ganó un guardameta, el alemán Oliver Kahn; sin embargo, la Final jugada en Yokohama fue para Brasil, con lo que el temperamental arquero no pudo celebrar su galardón individual.

En Alemania 2006, el mejor jugador del ese torneo fue el francés Zinedine Zidane, que en la Final se fue expulsado por darle un cabezazo en el pecho al defensa italiano, Marco Materazzi, que también significó el fin de su carrera como futbolista profesional. Italia se llevó el título en tanda de penales.

En el Mundial jugado en el continente negro en Sudáfrica 2010, el Balón de Oro lo ganó el delantero uruguayo, Diego Forlán, cuyo equipo no pudo avanzar siquiera a la Final, al caer eliminado en Semifinal ante Holanda, que la postre perdió la Final con España.

Por último, en Brasil 2014, el astro argentino, Lionel Messi, también ganó la distinción como el mejor del torneo, pero la Albiceleste sucumbió en la Final jugada en el Maracaná ante Alemania, con aquel gol en tiempo extra anotado por Mario Götze.

Comentarios

comentarios